Lemon Sticky buns

15:00



    Un nombre tan pomposo no podría más que traer una receta de las buenas, de las importantes, de esas que uno puede suspirar mientras la preparas, cuando se hornea y luego al saborearlas. Estos sticky lemon buns son una auténtico pecado. Y como últimamente prefiero pecar que quedarme con las ganas, pues no he dejado ni las migas. Ya iré cuando toque a rendir cuentas, pero mientras yo no me quedo sin contaros las maravillas de estos bocados.
Si sois unos amantes de los limones como yo, esta receta se convertirá en vuestra favorita desde ya. Siempre he dicho que soy una fan incondicional de los cheesecakes, podría comerlo de aperitivo, de primer plato, de segundo y por supuestísimo de postre. Pero si hay alguna cosa que podría hacerle sombra sería un buen pastel de limón. Ese toque fresco que huele a verano, a limpio, tan refrescante me fascina. 
Cuando era una enana no había cosa que me gustara más que ir devorando limones como si fueran chucherías. El sumun de mi experiencia limonera fue cuando estuve en la Costa Amalfitana, aquello fue una experiencia religiosa al limón jajajaja. En mi vida había visto unos cítricos tan grandes, deformes y con un aroma que llegaba a marearte de placer. Allí descubrí el famoso Limoncello, en ese momento no pude tomar todo lo que hubiera deseado porque estaba embarazada de mi hijo mayor, pero no pude resistirme a mojarme más de la cuenta los labios jajaja, es que cualquiera decía que no a catar un buen licor de limón casero. He comprado diferentes marcas pero como los que tuvimos la oportunidad de tomar allí no los he vuelto a beber. Si tenéis la suerte de ir por la zona sur de Italia por favor no os olvidéis de la costa Amalfitana, hay unos lugares maravillosos, con playas espectaculares, pueblecitos que los adoptarías y te comprarías la primera casa que estuviera en venta. Para mi la joya de la corona es sin lugar a dudas  Positano, yo lo llamo mi Cadaqués italiano. Es un pueblo marinero enclavado en la piedra, con pendientes aptas para ciclistas amantes del giro de italia y con unos restaurantes y hoteles de cuento. No soy una gran amante de la pasta, pero debo decir que allí comí los mejores linguine alla vongele de mi vida. Era como tomarse un pedazo de mar en un plato de pasta. Y el broche final a la comida era una tarta de limoncello que era para llorar. Creo que los 9kg que cogí en todo el embarazo los pillé allí seguro. Entre los helados, la pasta, las pizzas marineras y los dulces con limón me puse como un camión jajajaja, pero fui tan feliz que no me arrepiento en absoluto!!! Os han entrado ganas de ir de vacaciones verdad? jajaja ya lo sabía yo!!

Como la semana pasada tenía visita de una gran amiga y bloggera llamada Dolors del blog Hi ha bruixes a la cuina, y da la casualidad que es una amante como yo de todo aquello que lleve limón, me puse a buscar por la red y tate!, descubrí estos magníficos tesoros. No dudé ni un segundo en agasajarla con estos deliciosos bollitos. Son sencillos de hacer, con ingredientes fáciles de encontrar y que nos dan un resultado genial. La única duda que tengo es si os resultará fácil encontrar Lemon Curd, pero si es un gran problema os dejo el enlace de uno de mandarina que tengo y problema resuelto. Aunque creo que estos momentos en el mercado hay unos lemon curd maravillosos, lo digo por si no tenéis tiempo a prepararlo y os queréis ahorrar un rato en la cocina. Lo mejor de probar nuevas recetas es hacerlo en buena compañía, riendo sin parar y practicando algo que nos fascina como es la fotografía. Gracias Dolors por estas últimas tardes que hemos pasado juntas!
Queréis saber cómo se preparan estas delicias? Pues venga, manos a la obra.




INGREDIENTES

* 2 1/2 cucharadita de levadura seca de panadero
* 3/4 taza de leche tibia
* 110g mantequilla
* 2 huevos grandes
* 1/4 taza azúcar
* 2 cucharaditas de extracto de vainilla
*1 limón
* 4 1/2 tazas de harina común
* 1/2 cucharadita de sal
* 1/4 cucharadita de nuez moscada

Relleno de limón

* 3/4 taza de azúcar
* 1 limón
* 55g mantequilla
* una pizca de nuez moscada
* zumo de 2 limones
* 1/2 taza de lemon curd

Glaseado de queso

* 1 limón
* 100g queso crema
* 1 taza de azúcar glass
* 1 cucharadita de pasta de vainilla



ELABORACIÓN

1. Deshacer e hidratar la levadura seca en la leche tibia, dejar reposar 5 minutos.
2. En un bol grande y con el gancho de amasar ir mezclando a baja velocidad la mantequilla en pomada junto a los huevos, el azúcar, el extracto de vainilla, la ralladura de 1 limón y una taza de harina. Incorporar la mezcla de leche con la levadura. Unir la sal y la cantidad de nuez moscada indicada. En seguida unir el resto de la harina indicada en la receta. Amasar durante 5 minutos a velocidad baja hasta obtener una masa ligera, algo pegajosa y elástica. En un bol engrasado previamente dejar reposar la masa durante 1 hora o hasta que haya doblado su volumen bien tapada con papel film y en un lugar sin corrientes de aire.
3. Mientras leva la masa preparar el relleno de limón. Para ello triturar en un turmix durante unos segundos el azúcar con la ralladura de limón. Unir la mantequilla en pomada y la nuez moscada y mezclar hasta obtener una crema. Incorporar el zumo de limón hasta obtener una crema algo más ligera ( en mi caso sólo utilicé un par de cucharadas de zumo de limón). Reservar.
4. Una vez la masa haya levado, dividirla en dos porciones iguales. Tomaremos una de las porciones y la estiraremos sobre la superficie de trabajo ligeramente enharinada con la ayuda de un rodillo creando un rectángulo de 25x30 cm aproximadamente. Extender en la mitad de la masa la 1/2 de la mezcla de limón que hemos hecho, y en la otra mitad la 1/2 del lemon curd. Enrollar por el lado más largo como si se tratara de un brazo de gitano. Dividir el rulo resultante en tres partes iguales, y cada una de ellas en tres. Obtendremos de cada rollo 9 partes iguales. Aquí tenéis dos posibilidades, una sería colocar los 9 rollos en una bandeja de horno cuadrada, o bien, si os gusta la presentación individual, colocar cada rollito sobre un molde de muffin.
Proceder igual con la otra mitad de masa.
5. Cubrir los rollitos de masa con un papel film y dejar en un lugar sin corrientes de aire durante 1 hora o hasta que hayan doblado su volumen.
6. Hornearlos a 180°C durante 30-35 minutos, si son en formato individual 20-23 minutos.
7. Mientras se hornean los bollitos preparar el glaseado- para ello mezclamos el zumo y la ralladura del limón junto con el queso crema, ir incorporando el azúcar glass tamizado hasta conseguir una crema suave. Glasear los bollitos después de haber reposado unos 10 minutos después de su horneado

Fáciles no? Si queréis disfrutar de estos tesoros por la mañana para desayunar, debéis dejarlos en la nevera una vez hagáis los dos rollos de masa. Directamente los dejáis sin cortar en un tupper bien cerrado y antes del levado final. Al día siguiente los retiráis de la nevera, los cortáis en porciones y los dejáis levar 1 hora y media antes de hornearlos. Qué os aproveche!!!


  

También te gustará

5 comentarios

  1. No me extraña que sean un pecado! Qué pintas!!!!
    Anoto la receta sí o sí! Además, a mi mami le encanta el limón: seguro que esta receta le apasiona!!!!
    Un besote!

    ResponderEliminar
  2. Se ven deliciosos¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  3. Se ven deliciosos, me encantan los postres con sabor a limón.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Con lo que me gusta el limón, este postre tiene que ser una delicia. Un abrazo

    ResponderEliminar

Muchísimas gracias por dedicar un ratito de tu tiempo en dejarme un comentario.
Aunque me encantan, prefiero no aceptar premios o memes, os lo agradezco de todo corazón.

Popular Posts

Like us on Facebook

Flickr Images